BAHÍA DE BISCAYNE

Un motor natural y económico al borde del colapso

Como prácticamente en cualquier otro lugar de la costa, el aumento de la población en el sur de la Florida, las construcciones y el turismo masivo han desencadenado efectos negativos en la calidad del agua. Y la bahía de Biscayne, se enfrenta a graves consecuencias ambientales tras verse rodeada por vecindarios nuevos y modernos que atrajeron una marea incontrolable de inversión inmobiliaria, turística y comercial.

“El ecosistema tiene un problema y no sabremos si hay un punto de no retorno” nos dijo Henry Briceño, profesor del Instituto ambiental de la Universidad Internacional de Florida, FIU, por su sigla en inglés, quien lleva más de 20 años monitoreando lo que sucede.

Biscayne viene sufriendo un deterioro tan silencioso como peligroso. Y esta vez, no hay tiempo que perder porque la situación es grave.

Con una costa de 221 millas cuadradas las aguas de la bahía se fueron llenando de podredumbre durante las últimas décadas, sin que hubiera un esfuerzo coordinado por evitar el problema de polución y la desaparición de hasta el 90% de su hierba marina en algunas áreas.

Este pasto que yace en el fondo de la bahía se encargaba de brindar comida y refugio para los peces más pequeños, manteniendo la calidad del agua, filtrando los contaminantes y absorbiendo el exceso de nutrientes que se cuelan. Pero sin hierba, no hay vida marina. Básicamente. “Se detiene el proceso natural de fotosíntesis, los sedimentos dañinos se quedan en la superficie del agua, no permiten el paso de luz y por lo tanto no se desarrolla fauna”, explica Briceño.

El rostro más desolador y trágico de la bahía pudo verse en el 2020, cuando más de 26,000 peces se asfixiaron por falta de oxígeno en el agua, según determinaron los científicos que estudiaron el suceso. Desde entonces, el Condado Miami Dade y los municipios circundantes intentan, unos más rápido que otros, ponerse al día con lo que debieron haber protegido hace décadas: un valioso recurso natural y un importante motor económico.

La crisis ha movilizado a diferentes sectores a comenzar una carrera por detener el detrimento del lecho acuático, por eliminar el alto nivel de contaminación causado por los pozos sépticos, los fertilizantes, los plasticos y por renovar el sistema de alcantarillado que está corroído, con filtraciones y no tiene capacidad para conectar propiedades que se construyeron sin pensar en los daños ambientales.

Al compartir su costa con el área urbana del Gran Miami, la bahía alberga una amplia gama de negocios que incluye líneas de cruceros, actividades recreativas y de pesca, deportes acuáticos y un significativo mercado inmobiliario de lujo. Pero no existen datos recientes que cuantifiquen los daños ambientales desatados por las construcciones masivas sobre esa costa, ni tampoco el impacto económico.

El último Estudio sobre Biscayne se hizo en el 2004 cuando el condado contrató a la firma Hazen & Sawyer que estimó que las actividades alrededor de la bahía generaban ingresos de $627 millones anuales y ese valor representaba el 10% de todo el ingreso que recibía el condado. Pero mucha agua ha corrido desde entonces, debido al desarrollo de la zona.

Sin duda alguna, es una economía importante, con un motor en marcha que se enfrenta a desafíos ambientales de gran envergadura.

Cuando Carolina Peralta compró su propiedad hace 10 años, el vecindario de Edgewater resurgía como un lugar para personas jóvenes y de la clase media. En ese momento Peralta no pensó en el auge inmobiliario que ahora la rodea, su motivación era levantarse cada mañana con la impresionante vista de la Bahía de Biscayne.

Pero en 2020, cuando miles de peces sorpresivamente aparecieron muertos en las aguas y a orillas de la bahía, Peralta pensó en lo peor. ¿Quiénes causaron este daño, cómo lo hicieron y cómo le iba a afectar a ella y a su familia directamente?

“Nos mudamos buscando la vista de la bahía, tenemos un parque frente al edificio y vecinos maravillosos. Pero todas estas torres nuevas y otros edificios aún en construcción, nos asustan un poco porque vemos consecuencias terribles en el tema ambiental”, declaró Peralta a HUELLA ZERO.

Para quienes viven del turismo, el comercio y la pesca, lo que viene ocurriendo en la Bahía de Biscayne es preocupante. El agua que da vida a la fauna marina se ha ido deteriorando y pescadores de toda una vida como Lázaro Sánchez, temen que no se pueda recuperar el terreno perdido.

Debido al excesivo número de nutrientes, fertilizantes, desechos humanos y otros químicos vertidos en la bahía, especies que se pescaban con facilidad hace 15 años están desapareciendo.

En 1992, Sánchez estableció su primera venta de pescado en Watson Island, y posteriormente surgieron sus reconocidos restaurantes Casablanca. Es pescador de quinta generación en su familia, suele recorrer la bahía y está impactado con los cambios.

“Hace 30 años no veías más de tres botes por semana pasando por Elliot Key, ahora en un día puedes ver hasta 3,000 barcos expulsando gas, químicos, basura y provocando una polución desmedida”.

UN PROBLEMA NO DEGRADABLE

La reducción del uso del plástico es un objetivo crucial para construir un futuro más sostenible en Miami. Tanto los gobiernos locales como la empresa privada están uniendo fuerzas para fomentar el reciclaje y eliminar el uso del plástico. A través de productos biodegradables y la promoción de la reutilización...

UNA AMENAZA INVISIBLE.

En 2023, se aprobó en Florida una ley que limita la regulación local sobre el uso de fertilizantes, generando preocupación por sus efectos en la calidad del agua y el medio ambiente. Las compañías productoras de fertilizantes presionaron para aprobar esta ley, alegando pérdidas económicas.

CREDITOS

Johani Ponce
Editor en Jefe
Carlos Zegarra
Editor Jefe
Erika Carrillo
Periodista Investigador
Randy García
Fotografia y Video

En alianza con:

Descripción de la imagen

Welcome Back!

Login to your account below

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist