Mitigando la huella de carbono con autos eléctricos

Foto: Freepik.

Andrés Miranda y su esposa decidieron ser parte del cambio que se está generando en Estados Unidos para utilizar autos eléctricos y de esa manera mitigar los gases contaminantes que contribuyen con el calentamiento global.

La pareja quería estar en lo que consideran es el “primer empujón” para pasar de los combustibles fósiles a la energía limpia y ayudar de esa manera a contaminar menos el medioambiente.

Andrés Miranda, coach deportivo y residente de Miami-Dade, considera que los vehículos eléctricos ofrecen beneficios. Foto: Evans Briceño.

Miranda dijo a Huella Zero que su esposa compró un vehículo eléctrico con ese objetivo y, además, se benefició del crédito fiscal de $7,500 establecido en la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) promulgada por el presidente Joe Biden el 16 de agosto de 2022 para combatir la crisis climática, impulsar la economía y el uso de energía limpia.

El marco legal incluye inversiones de $370,000 millones para reducir los costos de energía para las familias y pequeñas empresas, acelerar la inversión privada en soluciones de energía limpia y crear empleos bien remunerados.

La ley ofrece créditos fiscales a los consumidores para instalar paneles solares, adquirir vehículos eléctricos y electrodomésticos eficientes.

Miranda dijo que un concesionario los llamó para informar que en ese momento podían aplicar para el crédito fiscal y su esposa adquirió un vehículo que costaba unos $52,000 y con el beneficio fiscal el precio se redujo en $4,500, es decir pagó un total de $47,500.

El alquiló el suyo (lease) y por lo tanto no aplicaba para ese tipo de crédito, como lo estipula la ley, pero aún así considera que los vehículos eléctricos ofrecen beneficios.

“Yo no tenía carro, todo lo hacía en bicicleta y cuando tuve la necesidad de comprarme un auto los precios estaban altísimos y en comparación de precio, calidad, carro, era la mejor opción para mí que veía en el mercado”, dijo refiriéndose a los autos eléctricos.

Foto: Evans Briceño.

Ambos cargan la batería de manera gratuita en enchufes que tiene el estacionamiento de la empresa donde trabajan, pero cuando tienen que hacerlo en otros lugares pagan alrededor de $15 a $20 dependiendo de qué tan baja esté la carga del auto.

Su vehículo tiene capacidad de 250 a 260 millas y el de su esposa 280 millas. Los dos autos son utilizados principalmente para trabajar y solo en pocas ocasiones los han usado para viajar fuera de la ciudad.

Miranda también tiene recomendaciones para las personas que están pensando en adquirir este tipo de auto. 

“Sí, creo que la gente que vaya a comprar un carro eléctrico tiene que pensárselo, entender un poco cómo es la dinámica, por ejemplo, nosotros estábamos preparados, sabíamos que podíamos cargarlo en nuestros trabajos, que podíamos cargarlos cerca de la casa. Hay que estudiar todos los detallitos”, dijo.

En ello coincide María Lucía Benedetti, vicepresidenta ejecutiva de South Dade Group, quien sugiere que las personas se informen bien antes de adquirir un vehículo eléctrico. 

“Nuestra sugerencia es que la gente se eduque primero. Lo que suele suceder es que la gente llega al concesionario sin saber. Lo primero que tiene que entender son sus necesidades, para qué lo quiere y cuál será su uso”, dijo a Huella Zero.

Benedetti dijo que su empresa ha registrado un incremento en la venta de los autos eléctricos y han observado que los anglos que van a su concesionario tienen un objetivo específico con la compra y es ayudar al medioambiente.

“Ellos quieren un carro eléctrico con ese fin, vienen al concesionario con conocimiento de lo que quieren y han estudiado el tema”, detalló.

En el caso de los latinos dijo que “son más emocionales, llegan a comprar un carro que puede o no ser eléctrico” y es posible que lo adquieran por ser un vehículo atractivo y divertido, pero no solo por ayudar a reducir la huella de carbono. 

“Pero como todos estamos en este movimiento ambientalistas, nos llevará a todos a buscar alternativas que puedan colaborar con el medioambiente”, comentó.

South Dade Kia, su concesionario, además ofrece carros híbridos y eléctricos plug in que son los que tienen un radio más corto de electricidad, pero que se pueden cambiar directamente a combustible, explicó.

El precio de los autos eléctricos en su concesionario fluctúa entre $38,000 a $72,000. La financiadora hace un descuento automático del crédito fiscal al precio del vehículo.

Incentivar la mejora del medioambiente

Benedetti considera que la ley IRA busca incentivar la mejora del ambiente a través de la compra de autos eléctricos, pero contenía algunas regulaciones que complicaba mucho obtener los beneficios fiscales, como exigir que los autos tenían que estar totalmente ensamblados en el país.

Luego fue modificada y ampliaron un poco el rango de los precios, el tamaño de la batería, lo que ha permitido que hay algunos de los vehículos a los que se le puede aplicar el beneficio directamente.

“El crédito fiscal no es tan fácil de usar, es bastante complicado todavía por, vamos a decir, por la letra chiquita de la ley”, dijo y agregó que la ley todavía está siendo ajustada. 

Foto: Evans Briceño.

Unos de los aspectos positivos de la ley es que ha obligado a las ensambladoras a hacer cambios en la fabricación de sus vehículos, por lo que casi todas están tratando de hacer mejoras a sus autos eléctricos, especialmente enfocadas en la batería que “se había complicado porque dependíamos totalmente de China”.

El presidente Biden anunció la Iniciativa Estadounidense de Materiales para Baterías en 2022 para asegurar un suministro confiable y sostenible de minerales críticos. Se utiliza para vehículos eléctricos y de potencia.

La directiva dijo que Toyota está invirtiendo $3,800 millones en su planta de Carolina del Norte para fabricar una batería mucho más eficiente y más amigable con el ambiente.

“Toyota también tiene un auto que es de hidrógeno que es mucho más verde”, resaltó.

En cuanto a si observa que el mercado automotriz se está involucrando más en mitigar el cambio climático con el uso de autos de energía limpia, Benedetti dijo que le “parece muy interesante, pero creo que todavía no hemos llegado ahí”.

Una de las razones que arguyó es que todavía la infraestructura no está dada para que en Estados Unidos todos manejen solo carros eléctricos, “no hay electricidad suficiente, la batería tampoco beneficia lo suficiente al medioambiente”.

“Siento que todavía no hemos llegado ahí, pero estamos tratando. Las ensambladoras y los diseñadores están mirando hacia allá con más conciencia y buscando ser más eficientes. Estamos en proceso y el proceso es cambio. Eso nos traerá el beneficio que estamos buscando para la reducción de la huella de carbono. Estamos caminando para allá», afirmó.

Beneficios ambientales y económicos

Los vehículos eléctricos ayudan al medioambiente de manera significativa debido a su menor contribución a la contaminación atmosférica y al cambio climático en comparación con los autos que utilizan gasolina. 

Este beneficio es importante, aunque gran parte de la red eléctrica aún depende de combustibles fósiles, señaló Environmental Defense Fund.

A medida que la red eléctrica sea  más sostenible y se disponga de una mayor cantidad de energía renovable, los vehículos eléctricos aumentarán su contribución con el medio ambiente.

En contraste, un vehículo a gasolina continuará emitiendo contaminantes mientras esté en funcionamiento.

Environmental Defense Fund consideró que las ventajas de los vehículos eléctricos siguen siendo notables: un automóvil eléctrico de tamaño mediano emite entre un 60% y un 68% menos de gases de efecto invernadero a lo largo de su vida útil en comparación con un automóvil de gasolina. 

El Centro de Datos de Combustibles Alternativos (AFDC) del Departamento de Energía de Estados Unidos destacó que los vehículos eléctricos pueden “reducir drásticamente” los costos de combustible debido a la alta eficiencia de los componentes de propulsión eléctrica. 

Explicó que debido a que los vehículos totalmente eléctricos y los eléctricos híbridos enchufables (PHEV) dependen total o parcialmente de la energía eléctrica, su economía de combustible se mide de manera diferente a la de los vehículos convencionales. 

“Las millas por galón de gasolina equivalente (MPGe) y los kilovatios-hora (kWh) por cada 100 millas son métricas comunes. Dependiendo de cómo se conduzcan, los vehículos ligeros totalmente eléctricos de hoy en día (o PHEV en modo eléctrico) pueden superar las 130 MPGe y recorrer 100 millas consumiendo sólo entre 25 y 40 kWh”, detalló en su sitio en internet.

Los HEV (Vehículos eléctricos híbridos) suelen lograr una mejor economía de combustible y tienen costos de combustible más bajos que los vehículos convencionales similares, de acuerdo con el AFDC. 

Las personas pueden comparar el ahorro de combustible en FuelEconomy.gov.  

Otro de los factores mencionados por el AFDC es que la economía de combustible de los vehículos totalmente eléctricos y PHEV de servicio mediano y pesado depende en gran medida de la carga transportada y del ciclo de trabajo.

Foto: Freepik.

“Pero en las aplicaciones adecuadas, los vehículos totalmente eléctricos mantienen una fuerte ventaja en relación con el costo de combustible sobre sus vehículos convencionales”, afirmó.

En cuanto a la mejoría en la calidad del aire y la reducción de las emisiones de carbono, un estudio de la Universidad Northwestern determinó las diferencias en la contaminación del aire generada por vehículos eléctricos impulsados por baterías versus motores de combustión interna. 

“Los investigadores descubrieron que incluso cuando su electricidad se genera a partir de fuentes de combustión, los vehículos eléctricos tienen un impacto neto positivo en la calidad del aire y el cambio climático”, indicó el centro académico.

Daniel Horton, autor principal del estudio y profesor asistente de ciencias y de tierra en la Facultad de Artes y Ciencias Weinberg de Northwestern, dijo que el cambio climático está ocurriendo y una forma de enfrentarlo de manera tecnológica es electrificar el sistema de transporte.

“Descubrimos que la adopción de vehículos eléctricos reduce las emisiones netas de carbono y tiene el beneficio adicional de reducir los contaminantes del aire, mejorando así la salud pública”, resaltó el académico.

El sector del transporte representa aproximadamente el 30% de las necesidades energéticas totales de Estados Unidos y el 70% del consumo de petróleo de Estados Unidos, de acuerdo con cifras del Departamento de Transporte.

Foto: Freepik.

Y es la mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero en Estados Unidos, representando el 27 por ciento de todas las emisiones en 2020, según datos de la Casa Blanca.

El transporte también es una fuente importante de óxidos de nitrógeno y partículas que forman smog, que pueden ocasionar ataques de asma y otros problemas de salud. 

Reembolsos federales

La Ley IRA realizó varios cambios en los créditos tributarios otorgados a los vehículos motorizados eléctricos enchufables calificados, incluida la adición de vehículos de célula de combustible al crédito tributario, según información del Servicio de Rentas Internas (IRS).

Desde el 1ro de enero de 2023, los vehículos elegibles pueden calificar para un crédito tributario de hasta $7,500, pero el monto del financiamiento depende de cuándo se pone en servicio el nuevo vehículo limpio elegible y si cumple con ciertos requisitos para un crédito total o parcial.

Se puede calificar para un crédito de ese monto si compra un vehículo eléctrico enchufable o de celda de combustible (FCV) nuevo y calificado. 

Foto: Freepik.

Para calificar, la persona debe comprarlo para uso propio, no para reventa y utilizarlo principalmente en Estados Unidos.

El ingreso bruto ajustado modificado (AGI) no puede exceder de la siguiente forma:

  • $300,000 para parejas casadas que presentan una declaración conjunta.
  • $225,000 para jefes de hogar.
  • $150,000 para todos los demás declarantes.

“Puede utilizar su AGI modificado desde el año en que recibe el vehículo o el año anterior, lo que sea menor. Si su AGI modificado está por debajo del umbral en 1 de los dos años, puede reclamar el crédito”, indicó el IRS.

Advirtió que el crédito no es reembolsable, por lo que no podrá recuperar más del crédito de lo que debe en impuestos. No puede aplicar ningún exceso de crédito a años fiscales futuros, entre 2023 y 2032.

El monto del crédito depende de cuándo se puso el vehículo en servicio (recibió la entrega), independientemente de la fecha de compra.

Para vehículos puestos en servicio del 1 de enero al 17 de abril de 2023: $2,500 monto base; más $417 por un vehículo con al menos 7 kilovatios hora de capacidad de batería; más $417 por cada kilovatio hora de capacidad de la batería más allá de 5 kilovatios hora.

En general, el crédito mínimo será de $3,751 ($2,500 + 3 veces $417), el monto del crédito para un vehículo con una capacidad mínima de batería de 7 kilovatios hora.

  • El vehículo no se puede adquirir para reventa.
  • Debe ser fabricado por un fabricante calificado.
  • Debe cumplir con la definición de vehículo motorizado según el Título II de la Ley de Aire Limpio: fabricado principalmente para uso en calles, caminos y carreteras públicas. También debe tener al menos cuatro ruedas.
  • Debe tener una clasificación de peso bruto vehicular inferior a 14,000 libras.
  • Debe estar propulsado en gran medida por un motor eléctrico con una capacidad de batería de 7 kilovatios hora o más y debe ser capaz de recargarse desde una fuente externa de electricidad.
  • Debe tener montaje final en Norteamérica.

Además, para que un contribuyente pueda reclamar el crédito, el vendedor de un vehículo nuevo limpio debe proporcionar un informe que contenga datos del contribuyente y el vehículo.

Para vehículos puestos en servicio el 18 de abril de 2023 y después:

Los vehículos deberán cumplir con los mismos criterios enumerados anteriormente, además de cumplir con nuevos requisitos críticos de componentes minerales y de batería para obtener un crédito de hasta:

  • $3,750 si el vehículo cumple con el requisito de minerales críticos únicamente.
  • $3,750 si el vehículo cumple con el requisito de componentes de la batería únicamente.
  • $7,500 si el vehículo cumple con ambos.

Un vehículo que no cumpla con ninguno de los requisitos no será elegible para un crédito.

Las personas pueden obtener información sobre los vehículos que califican para el crédito para autos vehículos limpios nuevos FuelEconomy.gov.

Esa lista contiene los vehículos limpios elegibles, incluidos los vehículos de celda de combustible, que los fabricantes calificados han indicado al IRS que cumplen con los requisitos para reclamar el crédito.

La lista se actualizará a medida que se cumplan los requisitos de elegibilidad de vehículos adicionales.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) indicó que la confirmación final de la calificación del vehículo debe realizarse al momento de la compra. 

El vendedor debe proporcionar al comprador un informe sobre la elegibilidad del vehículo en el momento de la venta. 

En cuanto a limitaciones de precio para los vehículos nuevos limpios elegibles para el crédito, el IRS detalló que el precio minorista sugerido por el fabricante (MSRP) no puede exceder estos montos para este tipo de autos:

  • Furgonetas – $80,000
  • Vehículos deportivos utilitarios: $80,000
  • Camionetas: $80,000
  • Otros – $55,000

“Si el MSRP excede la limitación para ese tipo de vehículo específico, ese vehículo no es elegible para el crédito por vehículo limpio nuevo”, advirtió el IRS.

Huella Zero es un programa de Sachamama, una organización sin ánimo de lucro que trabaja para impulsar una economía de energía limpia para todos y actitudes, comportamientos y estilos de vida sostenibles.

Scroll to top